Orden SND/307/2020, 30 de marzo, por la que se establecen los criterios interpretativos para la aplicación del RD-LEY 10/2020, de 29 de marzo

31/03/2020 - Actualidad
ImagenNoticia
A última hora de ayer se publicó en el BOE la “Orden SND/307/2020 por la que se establecen los criterios interpretativos para la aplicación del Real Decreto-ley 10/2020, de 29 de marzo, y el modelo de declaración responsable para facilitar los trayectos necesarios entre el lugar de residencia y de trabajo” en virtud de la cual se da un giro interpretativo a lo que ayer se entendía con el RD ley 10/2020. (Se adjunta Orden).
Ayer circulábamos de forma urgente las consecuencias derivadas de la promulgación del Real Decreto-ley 10/2020, especialmente por la moratoria establecida en su Disposición adicional primera para que durante el día de ayer se pudieran adoptar las decisiones oportunas para suspender temporalmente las obras.
 
Además, decíamos que el objetivo de la citada norma era limitar al máximo la movilidad de las personas y que a pesar de que el Real Decreto-Ley expresamente se dirige a las personas trabajadoras por cuenta ajena, ello no podía interpretarse como que un arquitecto, profesional autónomo, pudiera desplazarse desde su domicilio hasta su estudio para prestar sus servicios profesionales.

Dicha interpretación estaba sustentada en la consideración de que los servicios profesionales prestados por los arquitectos no están catalogados como esenciales en el Anexo del referido Real Decreto-ley 10/2020, a diferencia de otros profesionales o actividades productivas o de servicios que sí son expresamente mencionados en dicho Anexo (gestorías, asesorías...).

Esta interpretación fue ayer la de muchos otros Colegios de Arquitectos y la del propio Consejo Superior de Colegios de Arquitectos de España. Sin embargo, durante el día de ayer fue patente el desconcierto en muchos sectores por la inseguridad en cuanto a si les resultaba de aplicación el Real Decreto-ley.

Pues bien, de igual forma que el día anterior, también a última hora de ayer se publicó en el BOE la “Orden SND/307/2020 por la que se establecen los criterios interpretativos para la aplicación del Real Decreto-ley 10/2020, de 29 de marzo, y el modelo de declaración responsable para facilitar los trayectos necesarios entre el lugar de residencia y de trabajo” en virtud de la cual se da un giro interpretativo a lo que ayer se entendía con el RD ley 10/2020. (Se adjunta Orden).

Así, conforme al apartado segundo de la citada Orden (“Trabajadores por cuenta propia.- El Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo, solo afecta a los autónomos que prestan sus servicios en actividades suspendidas por la declaración del estado de alarma. Por su parte, el Real Decreto-ley 10/2020, de 29 de marzo, no resulta de aplicación a las personas trabajadoras por cuenta propia”) debemos concluir que los arquitectos que trabajen como autónomos pueden continuar con su actividad con normalidad y desplazarse a sus despachos profesionales como anteriormente hacían con independencia de que la actividad que desarrollen sea o no considerada como esencial, y ello porque no les resulta de aplicación el RD-ley 10/2020 y porque estamos ante una actividad no suspendida por el Decreto de Alarma (Real Decreto 463/2020), si bien debemos recordar que las autoridades competentes recomiendan el teletrabajo para contener la propagación del coronavirus.

Esto es extensible al resto de autónomos que realicen actividades que no se hayan visto suspendidas por el Real Decreto 463/2020 de alarma.

En cuanto a las obras, y sin perjuicio de una interpretación distinta que pueda venir desde el CSCAE o de la promulgación de una ulterior norma, debemos seguir entendiendo que el Real Decreto-ley 10/2020 paralizó o suspendió temporalmente las mismas dado que el sector de la construcción y la edificación no está considerado como actividad productiva esencial. Por tanto, la aclaración de la Orden SND 307/2020 en cuanto a que “el Real Decreto-ley 10/2020, de 29 de marzo, no resulta de aplicación a las personas trabajadoras por cuenta propia” no implica que éstos -los autónomos- puedan seguir trabajando en unas obras que parece claro han debido quedar cerradas por una suspensión temporal.

El día de ayer 30/03/2020 constituía la moratoria a la que ya se ha hecho referencia “con el único propósito de llevar a cabo las tareas imprescindibles para poder hacer efectivo el permiso retribuido recuperable sin perjudicar de manera irremediable o desproporcionada la reanudación de la actividad empresarial”, entendiendo que se comprendían en ella las actividades propias e imprescindibles de cierre de las obras.

Además, según entiende el CSCAE, en caso de estricta necesidad, si en el día de ayer no hubiese sido posible llevar a cabo las tareas imprescindibles de cerramiento de la obra, excepcionalmente dichos trabajos se podrán concluir por la constructora en el menor lapso de tiempo apelando al artículo 4 del RD ley 10/2020, que regula la “actividad mínima indispensable”.

En fin, podréis observar que prácticamente cada día estamos ante un escenario distinto. Desde el Colegio tratamos de informar puntualmente en función de lo que publica el BOE, del análisis que realizamos y de la información que nos aporta el CSCAE, pero la situación es tan cambiante que queda desactualizado lo que unas horas antes estaba vigente o había sido interpretado de una determinada manera.

En este sentido, pedimos comprensión por estos vaivenes informativos que no son sino consecuencia de la desaforada producción legislativa de los últimos días y de la variada interpretación que cabe hacer bajo las excepcionales circunstancias que concurren.

FRANCISCO BERNAD MORCATE
Asesor Jurídico
del Colegio Oficial de Arquitectos de Aragón
Skip Navigation Links.

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.
Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en más información
Acepto   Mas información.